Ruta en Moto por Europa. Parte VI: Suiza

Zúrich me odia.

Y eso que el día ha empezado bien con Nutella gratis en el hotel para desayunar y el cielo despejado (guay, hoy no nos ponemos los monos!)

Como cada día, hemos cargado y hoy nos hemos puesto en marcha sobre las 8:30. a.m. dirección Stuttgart. Es un flipe ver que la velocidad normal aquí es de 130km/h por el carril derecho y que 3 carriles a la izquierda te adelantan los coches rozando los 200km/h, hasta que sin que te lo esperes, aparece una señal a 100, seguida de una de 80 y todo el mundo pega un frenazo y baja la velocidad hasta pasar el radar. Y vuelta a empezar. Aún así, mantienen mucho las distancias y adelantan sin apurar con el coche al que van a adelantar, nada que ver con España, que siempre hay alguno/a que no te da de milagro. Pero lo de la velocidad es brutal.

En Stuttgart por lo visto han sido fiestas hace poco y estaban recogiendo las casetas de comida típicas que se ponen en las plazas en las fiestas mayores. Hemos dejado las motos aparcadas cerca del mercado y nos hemos ido a pasear por el centro para buscar la pegatina de la ciudad pero… NO hay tiendas de souvenirs cutres en Stuttgart pero si había una librería enorme y cara que hacía esquina.

– Mejor comemos y nos vamos, pero antes nos pasamos por el parque Neues Schloss Stuttgart.

Dicho y hecho, nos llevamos la foto en la plaza central de Stuttgart:

Nos ponemos de nuevo en camino, esta vez dirección Zúrich. ¡Volvamos a cambiar de país!

Tenemos las monedas (CHF) y sabemos que solo entrar tenemos que comprar las famosas “viñetas” para poder circular sin problemas por aquí.

Nos paramos en la primera gasolinera al entrar en Suiza y allí encontramos las pegatinas (40 CHF cada una, unos 37€). Hemos leído que es obligatorio llevarlas para circular por autovías y autopistas y si te pillan sin ella puedes llevarte una multa de 200€. Mejor no arriesgarse. Eso sí, ahora parece que hemos pasado la ITV.

La entrada al país ya no nos ha gustado porque no hemos conseguido encontrar el cartel de bienvenida, así que nos hemos conformado con el de la entrada al primer pueblo.

El hotel ha sido un desastre (al menos por ahora, pero no pinta mejor). El Wi-Fi pone que es gratis aunque hay que registrarse con el número de teléfono y llamadme desconfiada pero prefiero quedarme incomunicada. Al aparcar en la puerta ha venido un Suizo muy majo a contarnos su vida y su historia con su BMW F650GS del ’92 y después de un rato de charla nos ha aconsejado aparcar en la parte de detrás (el parking del hotel) donde sólo llegar habían unos borrachos en el suelo, un tío raro en su coche y la que es nuestra plaza justo delante suyo. Hemos aparcado y hemos ido a dejar las maletas a la habitación desde donde hemos visto como el tío sospechoso del coche con 2 colegas aún más raros rodeaban nuestras motos, hablaban entre ellos y llamaban por teléfono. Esto es raro y no nos fiamos. Yo he hecho que salte la alarma de mi gorda y han retrocedido unos pasos. ¡La alarma, que inversión tan buena! 🙂

Estoy escribiendo ya desde el centro de Zurich, justo delante de la estación central porque como ya he dicho, no tenemos Wi-Fi en el hotel. Lo único que nos anima un poco es ver los alpes a lo lejos.

¡Mañana nos vamos para allá y no podemos tener más ganas! ¡Alpes Suizos, al fin!

En resumen: Zúrich es caro y para mi gusto, feo. Menos la parte antigua en la zona del río y todos los pueblos que hay por los Alpes Suizos (de los que hablo mañana).

Kilómetros totales hoy: 457Km.

Keep drawing y V’sss!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s